Venezuela: Misioneros caminantes de lo Imposible

En el marco de los 50 años de la presencia de los Misioneros de la Consolata, Venezuela realiza la XIX Caminata juvenil Misionera promovida en comunión con las hermanas misioneras y los laicos de la Consolata.

José Luis Andrades Gonzalez *

Como cada año los grupos misioneros de Venezuela son invitados a cerrar el Mes de las Misiones de un modo muy especial, caminando, labor que realizan los misioneros en muchas parte del mundo en el anhelo de hacer llegar el Evangelio a todos los pueblos y culturas.

Por segundo año consecutivo nos comenta el Padre Inocent Bakwama, Director del Seminario IMC de Caracas y Animador Misionero, “hemos usado la modalidad online debido al aumento considerable de casos de Covid-19 y la pandemia que en este mes de octubre tuvo en Venezuela un repunte de casos importante”.  Seminaristas, laicos y hermanas se han puesto manos a la obra, según señala el Misionero para lograr el éxito en la actividad.

Este año la caminata hizo memoria agradecida del caminar de los Misioneros de la Consolata que celebran 50 años, desde que pusieron sus pies en Venezuela y comenzaron su andadura acompañando a los pueblos indígenas, a los sectores populares, las comunidades y a los jóvenes para animarles a la misión.

Siguiendo las Plataformas de redes Whatasapp, Facebook y Zoom, este sábado, 30 de octubre, se conectaron decenas de jóvenes desde distintos lugares para orar juntos, celebrar la Misa, recordar los testimonios  de nuestros Misioneros y agradecer a Dios el don de la Vida Misionera.

Gesto central del acto lo constituyo las siembra de árboles en Caracas y en Barquisimeto, los arboles de la memoria que representan a los misioneros que han sembrado la Palabra y las acciones que promueven un mundo justo. Sembrar árboles, actividad que se inspira en las llamadas del sínodo amazónico para cuidar nuestra Madre Tierra. Para esta actividad se han asociado, las damas Salesianas, la Asociación de Promoción de la Educación Popular (Apep) y la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM).

Sembrar árboles recordar a los misioneros, recordar también la experiencia de servicio concreto que llega  hasta lo imposible de curar a una niña indígenas Sanemna de parte de las hermanas dela Consolata … todo eso nos puso en la línea de no “callar lo que hemos visto y oído.”    

* José Luis Andrades Gonzalez es Laico Misionero de la Consolata (LMC)

Contenido relacionado