Evangelio del XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

Mateo 22, 15-21

Los fariseos se reunieron para sorprender a Jesús, pero él les dijo: « Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios ».

Por Danilo Caraballo imc *

Reflexionemos:
  1. La bondad de Dios: nos muestra que somos deudores por su presencia en nuestras vidas. Sin importar las veces que queramos sorprenderlo, atacarlo o probarlo, Él sigue amándonos. 
  2. La maldad del hombre: propia de personas perversas y egoístas, máquinas de elogios vacíos que venden su corazón al mejor postor.
Preguntas:
  1. ¿De quién es la imagen que está grabada en tu vida y corazón? ¿ De Dios o del César?
  2. ¿Cuántas veces le has negado culto, alabanzas y honra Dios?
Oremos:

Gracias Señor porque ante actitudes de maldad sigues respondiéndonos con bondad. Ayúdanos para que cada día siendo más justos descubramos que a ti debemos obediencia, amor y gratitud.

Recuerda:

Ante el ataque y la maldad responde con bondad. Amén.

* P. Danilo Caraballo, imc, es misionero en Argentina

Contenido relacionado